Envío GRATIS en pedidos superiores a 25€ · Envío de 1 a 3 días laborables
Envío GRATIS > 25€ · Envío de 1 a 3 días

El Olfato: Maravilloso Aliado

El poder del Olfato: Aliado para el Bienestar Emocional y Cerebral

Hoy en el Emoblog, despejaremos todas las dudas y aprenderemos sobre el olfato, un maravilloso aliado para nuestro bienestar que a menudo subestimamos. Y lo haremos de la mano de Marta Ligioiz, médico especialista en Neurociencia y Neurobiología del comportamiento, y componente del departamento de I+D+i de Emocosmética.

Un olor nos transporta a momentos felices o nostálgicos. Al abrazar una camiseta impregnada con el aroma de alguien que amamos, nos sentimos tranquilos y reconfortados. Por otro lado, ciertos olores pueden hacernos retroceder, recordándonos momentos difíciles o vulnerables. Nuestro olfato, a menudo olvidado o subestimado, es un sentido crucial para nuestra supervivencia. Nos cuida, nos envía mensajes, estimula y protege nuestro cerebro. Es el primer sentido que usamos al nacer y ya está desarrollado en el útero. Al mamar, el bebé incrementa la neurogénesis (nacimiento de nuevas neuronas) en su cerebro gracias al olfato. Durante el embarazo, este sentido se agudiza para proporcionar protección.

¿Qué Misterios Encierra Nuestro Olfato?

El olfato puede susurrarnos secretos para vivir mejor. Cuando nuestra nariz se tapona, perdemos la capacidad de percibir los sabores de los alimentos y nuestra respiración se dificulta. La nariz es clave para la respiración y el olfato, con repercusiones internas significativas.
Nuestros sentidos son puertas abiertas al mundo. Gracias a ellos, percibimos colores, majestuosos paisajes y rostros queridos. Sentimos una caricia, el sol o la brisa. Escuchamos el canto de los pájaros o el sonido del silencio. Saboreamos en brindis y encuentros culinarios. Un abanico de sensaciones que nos hacen vibrar. Nuestro cuerpo tiene receptores del sistema nervioso para captar todo esto y enviarlo al cerebro, donde realmente adquieren significado. Aprendemos a ver desde que nacemos, no solo con nuestros ojos, sino también mediante el desarrollo cerebral ante lo que recibimos.

Todos los sentidos recorren un camino hacia el cerebro, pasando por lo que se llama “tálamo”, que viene a ser como una especie de “torre de control” maravillosa que dirige la información a los lugares correspondientes. Del tálamo pasa la información hacia las amígdalas, que son 2 centros de alerta cerebral (uno en cada hemisferio) y claves en la generación de emociones. A su vez las amígdalas cerebrales están en íntimo contacto con dos estructuras (hipocampos) que se encargan de la memoria de cuanto está ocurriendo y aprender de ello. 

Todos los sentidos llevan este recorrido menos uno, el olfato. El olfato se salta pasar por el tálamo y va directamente a amígdalas, sin pasar por esa torre de control. Lo que significa que llega aún más rápido y directamente a los centros generadores de emociones y de la memoria. Esto lo convierte en el sentido más relacionado con dichas funciones.

 

Pero adentrémonos en el proceso del olfato:

En el interior de la nariz tenemos, en cada fosa nasal, 3 cornetes, es decir, 3 abultamientos carnosos con funciones espectaculares.

Los 2 cornetes más bajos se encargan de humedecer el aire que respiramos, filtrarlo, purificarlo, calentarlo y proteger de daños. El cornete superior, el más alto, contiene multitud de terminaciones nerviosas que conforman en conjunto lo que se llama Bulbo Olfativo. Éste contiene muchas neuronas receptoras y todas las ramificaciones nerviosas, se forma el nervio olfatorio, que llevan la información olfativa hacia las amígdalas y otras zonas profundas cerebrales. Las neuronas olfativas se renuevan cada 30 a 60 días.

¿En qué aspectos de nuestra vida influye el olfato y en qué grado?

El olfato está directamente relacionado con nuestra capacidad cognitiva. Cuando entrenamos el olfato aumenta de tamaño el bulbo olfatorio y disminuye la reactividad de las amígdalas cerebrales, por ello somos personas menos reactivas, con mayor capacidad para afrontar las situaciones. Por todo ello el olfato es esencial en la regulación emocional.
Cuando mejoramos y entrenamos nuestro olfato mejoramos nuestra capacidad cognitiva, de memoria y regulación emocional.

Los olores provocan emociones y liberación de neurotransmisores correspondientes a cada emoción. Lo que a su vez genera liberación de hormonas y otras sustancias hacia todo el cuerpo por la circulación. También activación del sistema nervioso autónomo con efectos inmediatos.
Hoy en día el tamaño del bulbo olfatorio es un bio-marcador para detectar posibles enfermedades neurodegenerativas futuras, ya que se ha comprobado como los primeros daños, antes de ser detectada, se produce en el bulbo olfatorio, incluso años antes de que otras partes cerebrales muestren alteraciones.

También está asociado el tamaño del bulbo olfativo con procesos de depresión y en el Parkinson, un 96% de personas con Parkinson tienen problemas del olfato (a veces detectado hasta diez años antes de que aparezca la sintomatología) y el 100% de las personas con enfermedades neurodegenerativas. En el alzhéimer, años antes de ser diagnosticado, ya aparecen placas amiloides en el bulbo olfatorio.

El tamaño del bulbo olfatorio es indicador de nuestra calidad, no sólo olfativa, sino de nuestro estado de salud cerebral.

Cuando entrenamos el olfato ayudamos en la terapia y en la prevención. Aumenta el bulbo olfatorio y es un medio terapéutico y preventivo de enfermedades neurodegenerativas.  Mejora nuestra capacidad cognitiva y emocional.

Con el entrenamiento del olfato estamos generando un rejuvenecimiento cerebral. De ahí la importancia de recuperar nuestra capacidad olfativa, hacernos más sensibles a la detección y reconocimiento de diferentes moléculas olorosas.

Olor, importancia olfato

¿Sabes qué animal, de los estudiados, tiene el mayor número de receptores olfativos? El elefante. Y es el que tiene el mayor número de genes dedicados al olfato, casi dos mil. Los humanos tenemos cerca de cuatrocientos. La diferencia es bastante notable ¿no crees?

El olfato está íntimamente relacionado con el gusto, el 75% del sabor es olor. Desde la boca, al comer, de manera retro nasal (por detrás de la nariz) llegan los olores de la comida hacia el bulbo olfatorio.

Cada persona, al igual que las huellas dactilares, tenemos un olor personal, que va a cambiar según muchos factores como la alimentación, los procesos metabólicos, el estado de salud, la edad y otros muchos factores. Cuando hay estrés o miedo el cuerpo produce sustancias olorosas, por eso decimos que los animales huelen el miedo. Estas sustancias son: alil-mercaptano y trisulfuro de dimetilo. Las personas cercanas a alguien con miedo pueden detectar esas moléculas olorosas, pero de modo inconsciente, y sentir también miedo o intranquilidad.

A menudo podemos decir que los ancianos suelen o pueden tener un olor característico, esto es debido a una sustancia olorosa: 2-Nonenal, producidas por la oxidación de determinados ácidos grasos que aumentan y se acumulan en mayor cantidad en esa edad.

En la medicina antigua se olía la orina para detectar muchas enfermedades, entre ellas la diabetes mellitus. Mellitus viene de miel, por el olor azucarado que la orina de estas personas emitía.
Actualmente, en el CSIC (centro superior de investigaciones científicas), también se están llevando a cabo estudios sobre las relaciones del olfato con el sistema inmune.

Jazmín Emocosmética

Cuando olemos a Jazmín, podemos detectar su olor porque hay 21 moléculas volátiles olorosas que llegan por nuestra nariz al bulbo olfatorio. La combinación de las mismas nos embriaga y genera emociones determinadas.

Es importante que recordemos que la respiración nasal es clave, no sólo para la humidificación o filtrado del aire, sino porque al respirar por la nariz mejoramos la capacidad de memoria. Se activa y sincroniza el hipocampo. Cuando respiramos sobre todo por la boca tenemos un 37% menos de capacidad de memoria.

Nuestro modo de respirar y de oler repercute directamente en nuestras capacidades cerebrales.

Entrenar nuestro olfato de modo cotidiano es un excelente medio de prevención y rejuvenecimiento cerebral. Nos abre todo un mundo por explorar y disfrutar de la vida.

Jugar a oler y detectar componentes, oler en la cocina al cocinar, al comer, al comprar comida. Oler el ambiente, las flores, nuestra casa y sus diferentes espacios. Cuando hay un olor poco agradable en una estancia baja nuestra capacidad de atención y aprendizaje. ¿Cuidamos el olor en nuestro hogar, lugar de trabajo o de encuentros?

Los olores nos aportan salud, nos previenen y protegen de sustancias en mal estado, nos cuidan. Sorprendámonos del abanico de olores y fragancias que podemos llegar a detectar.

Un olor agradable provoca una respiración consciente.

El olfato y el color van asociados. Al ver colores esperamos tener olores. Si se juntan colores y olores se intensifican los efectos emocionales y cerebrales. Ambos bajan la actividad de los pensamientos dispersos. Calman la mente.  Al oler y ver colores solemos callarnos, serenarnos.

Emocosmética, consciente de todo ello, nos ofrece un mundo rico en fragancias. Colores y olores donde estimular nuestra salud de manera integral, y con ello, prevenir y mejorar nuestra capacidad cerebral.

Disfrutemos de la aventura de los olores mientras rejuvenecen nuestro cerebro.

Fdo: Marta Ligioiz, Médico especialista en Neurociencia y Neurobiología del comportamiento, y componente del departamento de I+D+i de Emocosmética.

Referencias
Libro Impreso:

Mascaraque Lopez, LauraEl Olfato (2017) Investigadora Científica del CSIC. Instituto Cajal de Madrid, del que ha sido vicedirectora. Investigadora postdoctoral en Estados Unidos (Washington University en St. Louis-Missouri y en el Salk Institute en San Diego, California). Es presidenta y cofundadora de la Red Olfativa Española y presidenta del Comité de Mujeres en Neurociencia de la Sociedad Española de Neurociencia. También es miembro de la European Dana Alliance for the Brain y editora en la revista Frontiers in Neuroscience.

Artículos de Revistas Cintíficas:

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín

Sé el primero en enterarte de todas nuestras ofertas y novedades. Sólo enviamos 1-2 emails al mes como máximo y no compartimos tus datos con ningún tercero.

También podría gustarte