Crema Facial con FPS 30 Formato Playa · Cristal de Luz 50ml

Protector Facial de Antimanchas con FPS30. Cosmético natural que nutre y repara las capas más profundas de la piel, unificándola y reduciendo la hiperpigmentación difusa o localizada. Protección de los agentes agresivos externos y de las radiaciones solares UVA-UVB con su FPS30. Pantalla natural de protección solar, mecánica, sin nanopartículas.

65,30

Envío gratuito a España a partir de 25€
Entregas en 24/48h hábiles
Paga Contra-reembolso, Paypal, Tarjeta de débito/crédito, Bizum y Transferencia

Protector Facial de Antimanchas con FPS30. Cosmético natural que nutre y repara las capas más profundas de la piel, unificándola y reduciendo la hiperpigmentación difusa o localizada. Protección de los agentes agresivos externos y de las radiaciones solares UVA-UVB con su FPS30. Pantalla natural de protección solar, mecánica, sin nanopartículas.

 

Modo de Empleo

Aplica cada mañana como crema de día habitual sobre la piel limpia y seca, realizando un suave masaje con movimientos ascendentes en cara, cuello y escote, hasta su completa absorción. Si fuera necesario, se puede aplicar de nuevo la Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz pasadas varias horas, según el tipo de piel, la incidencia del sol y el tiempo de exposición previsto a los rayos solares.

Propiedades Físicas

Hidratación y nutrición diaria de la piel con factor protector solar 30, que protege de las radiaciones solares UVA-UVB. A su vez cuida, protege y repara las capas más profundas de la piel. La Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz mejora la apariencia de la tez manteniéndola joven y saludable, reduciendo de manera significativa las finas líneas del rostro.

 La Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz está Indicada para evitar y reducir las manchas de la piel, la hiperpigmentación difusa o localizada, a causa de la influencia de las radiaciones solares, alteraciones hormonales, inflamaciones o por el envejecimiento de nuestra piel.

Propiedades Emocionales

La Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz, pertenece a la línea Emocional de Equilibrio Integral, por lo que ayuda a mantener la armonía necesaria para que el cuerpo pueda regenerarse de forma natural con eficacia y serenidad, favoreciendo de este modo la armonía necesaria para fomentar la salud integral de nuestro cuerpo.

Principios Activos

Aloe vera, Células Madre de Naranja Mediterránea, Aceite de Argán, Semillas de sésamo, Oliva, Jojoba, Avena, glicerina natural, ácido fítico, ácido ascórbico, Ácido cítrico, gluconato de calcio y gluconolactona.

Más Información

El Sol, nuestro peligroso Aliado

Para mantener una piel joven, hermosa y equilibrada, hay que seguir algunas medidas saludables, tales como:

  • Una alimentación rica en antioxidantes y en betacarotenos.
  • Beber unos 2 litros de agua al día
  • Descansar adecuadamente según metabolismos (de 7 a 9 horas)
  • Mantener una higiene constante, libre de químicos irritantes o reactivos.
  • Fomentar un estado emocional que refuerce nuestro Sistema Inmune

A estas medidas generales, hoy en día, es imprescindible añadir el utilizar cremas con factores de protección solar; es decir, con filtros que eviten los efectos nocivos de las radiaciones ultravioletas:

  • Los Rayos UVA penetran profundamente en la piel de forma más constante y aceleran el envejecimiento cutáneo. Ocasionan pérdidas de elasticidad al causar daño al colágeno y a la elastina resultando carcinogénicos.
  • Los Rayos UVB son más energéticos, aunque penetran menos en la piel, sólo hasta la epidermis. Son muy peligrosos porque alteran la estructura de las células epiteliales. Disminuyen la capacidad de defensa del sistema inmunitario y propician la formación de radicales libres. La característica esencial de este tipo de rayos es que son acumulativos; y por eso, son los mayores responsables de las quemaduras y del cáncer de piel.

Una piel que se queme reiteradas veces en la juventud, tiene más posibilidades de generar Cáncer, aunque haya estado protegida el resto de su vida. Por tanto, el que tu protector solar sea efectivo contra los UVB resulta esencial para mantener la salud de tu piel a lo largo del tiempo.

Los Rayos UVC sólo nos dan problemas cuando no son retenidos por la capa de ozono; debido a los agujeros en la misma, pueden penetrar y ocasionar lesiones oculares.

La Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz cuenta con filtros físicos y biológicos, alejados de los tradicionales factores químicos que resultan perjudiciales para la salud de nuestra piel. Estos filtros físicos y biológicos se encargan de reflejar y dispersar las radiaciones, como si fueran espejos que hacen de barrera a todos los rayos solares (UVB, UVA y luz visible e infrarrojos), actuando inmediatamente después de ser aplicados sobre la piel.

Los principios activos vegetales de su composición, además de proteger ante las radiaciones, resultan de un incuestionable valor regenerativo, humectante y antioxidante para la piel, aportando un gran número de vitaminas como A, C o E, que ayudan a contrarrestar el efecto perjudicial de los radicales libres. Estas vitaminas ya están presentes en la piel de forma natural, pero si recibimos muchos rayos UV se agotan: y es por ello, que la Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz aporta estas vitaminas, para evitar su déficit y las indeseables consecuencias del mismo.

Los filtros solares que aglutina la Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz se pueden ver como una “melanina artificial” que complementa la nuestra, resultando muy efectiva siempre que se use con responsabilidad y de manera continuada.

Lo que realmente miden los Factores de Protección es la capacidad que tiene el cosmético para retrasar las quemaduras del sol. Cuanto más alto sea el FPS, durante más tiempo tendremos protección, pero no hay una relación bien definida. De hecho, la numeración de los FPS hoy se considera poco adecuada, porque entre un factor 5 y 25 hay mucha diferencia, en cambio entre un 30 y un 50 muy poca. Por eso se está introduciendo una nueva nomenclatura estándar en todo el mundo: protección baja, mediana, alta y muy alta.

En los Estados Unidos, por ejemplo, están prohibidas las cremas con factores protectores mayor de 30, para evitar que los consumidores tengan una excesiva confianza, al creer que una sola aplicación evita los daños solares. Como hemos dicho anteriormente, la diferencia entre un factor 30, 50 o pantalla total, es tan insignificante que las autoridades estadounidenses consideran que estos mensajes llevan a equívocos importantes.

Para obtener los resultados óptimos de nuestra Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz es importante saber que un mismo FPS no protege igual a todas las personas, sino que la pantalla de protección que ejerza dependerá del tipo de piel de cada uno. Así pues, si una persona con una piel excesivamente blanca o delicada, que tarda normalmente 10 minutos en quemarse al sol, utiliza un protector FPS 15, debe saber que el tiempo máximo de protección es de 150 minutos. En el caso de la Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz, esa misma persona, estará protegida en torno a los 300 minutos. Tras esas 5 horas, se recomienda aplicársela de nuevo.

La Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz es resistente al agua, lo que quiere decir que dentro del agua no se disolverá de la piel; y que al cabo de 40 minutos de baño, todavía será igual de efectiva. Pero lo cierto, es que todas las autoridades sanitarias aconsejan volver a aplicar el FPS tras el baño para garantizar una protección óptima sin fisuras. Ésa también es nuestra recomendación, para cuidar tu piel con responsabilidad y compromiso.

Pantalla protectora, ingredientes naturales.

¿Cómo se logra esta perfecta eficacia en la protección de tu piel? Gracias a sus principios activos naturales, tales como la Aloe Vera en su máxima concentración, sobre la que se mezclan principios activos de incuestionable valor para la piel como la jojoba, el argán, la avena, el sésamo, la glicerina natural o la maltodextrina (extraída del almidón de maíz), entre otras.

Nos parece importante resaltar que el Aluminio presente en otros protectores solares y de dudosa reputación para la salud, son iones alumínicos, o sales de aluminio, que causan problemas debido a su pequeño tamaño. Lo que les hace que puedan atravesar los poros y penetrar en el organismo, encontrándose libres en el torrente sanguíneo. La sales que suelen causar estos problemas (halogenuros) las encontramos en los ingredientes con nombres como: Aluminium chloride, Aluminium Fluoride Aluminium chlorhydrate, Aluminium chlorohydrex, Aluminium zircomium.

Mientras que el Hidróxido de Aluminio presente en la Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz es una sal muy estable, que no se disocia; y que por ello, no libera ningún ion alumínico. Los estudios avalan que no existe peligrosidad alguna, pudiéndose emplear sin riesgo para la salud y resultando un factor mineral natural de gran efectividad ante las radiaciones solares. Del mismo modo que ni este componente ni el dióxido de titanio, contienen nanoparticulas por lo que son certificables como ingredientes de cosmética natural.

Desde  Emocosmética deseamos que puedas disfrutar de todos los beneficios del Sol, sin que nuestra piel sufra las consecuencias. No debemos olvidar que el Sol es fuente de energía vital, de salud y protección. Puede ser peligroso, pero es nuestro Aliado.

Y queremos que así lo veas. Un aliado al que hay que invitar con moderación. No nos olvidemos que el sol nos ayuda a vivir mejor. La luz del astro rey es imprescindible para todos los seres vivos del planeta, aunque muchas veces no seamos realmente conscientes de ello. La mayoría de las veces, sólo tomamos el Sol por motivos estéticos para broncearnos. Sin embargo, el sol tiene otros muchos beneficios, como:

  • Fortalecer los huesos, gracias a la vitamina D, que podemos obtener del sol.
  • Favorece la absorción en el intestino del calcio y el fosforo lo que nos ayudará a fortalecer y preservar nuestros huesos de diversos deterioros prematuros.
  • Nos permite lucir una piel más limpia, sana y hermosa, ayudándonos a reducir los excesos de grasa, el acné o la celulitis.
  • Fortalece también nuestro sistema inmune, protegiéndonos de diversas enfermedades.
  • Aumenta el número de glóbulos blancos (linfocitos), encargadas de protegernos en primer lugar contra una infección.
  • Disminuye la presión arterial reduciendo notablemente el estrés, o elevando la producción de endorfinas y serotoninas lo que nos ayuda a combatir los estados depresivos de nuestro ánimo.

En definitiva, el sol es un gran aliado para nuestra salud, nuestra belleza y nuestra felicidad; y por tanto, debemos disfrutar sus beneficios, de manera responsable; y ayudándonos de un protector solar. Nosotros, por su composición, naturaleza y eficacia, te recomendamos la Crema de Día con FPS30 Cristal de Luz.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Crema Facial con FPS 30 Formato Playa · Cristal de Luz 50ml”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Productos relacionados

Cristal de Luz solar

Crema Facial con FPS 30 Formato Playa · Cristal de Luz 50ml

65,30